Show simple item record

dc.contributor.advisorLibia Stella Niño Zafraes_ES
dc.contributor.authorRodríguez Nieto, José Luis
dc.date.accessioned2018-05-31T22:54:36Z
dc.date.available2018-05-31T22:54:36Z
dc.date.created2016
dc.date.issued2016
dc.identifier.otherTO-20658es_ES
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/20.500.12209/7799
dc.descriptionTesis de grado para optar por el título de Magister en Educación con Énfasis en Evaluación y Gestión Educativa. En esta tesis el autor desarrolla una investigación con el fin de evaluar desde una perspectiva crítica los sustentos pedagógicos y administrativos del programa curricular Tiempo Escolar Complementario (TEC), el cual es de orden educativo, por lo tanto, teniendo en cuenta la relevancia que Kemmis (1997) da a los valores humanos y las características socio-humanistas sobre las cuales cimienta su modelo, este trabajo lo asume como metodología evaluativa, esencialmente en sus tres primeros principios, los cuales serán la bitácora principal sobre la cual se enmarca la metodología. Por otra parte, el análisis de la información se realizará a partir del modelo de crítica artística propuesto por Eisner (1975). Este modelo responde a la estructura de: Descripción (para ver los contenidos); Interpretación (para comprender los hechos), Valoración (para dar valor educativo según los criterios) y conclusión (generalización), Garrido & Monesillo (2002, p. 191), con el fin de aportar, desde la investigación, elementos de reflexión que potencien el mejoramiento continuo del programa. En el documento, se establece que el programa TEC es una alternativa para la implementación de la jornada única en Colombia en Colegios con doble jornada escolar. Esta política, se asume a partir de experiencias internacionales en países como Alemania, Chile, Uruguay, Finlandia y Venezuela, los cuales han desarrollado desde hace más de una década, programas en contra-jornada para atender factores de mejoramiento de la calidad en la educación; desplegando reformas educativas, frente a temas de cobertura, evaluación de aprendizajes, funcionamiento de los sistemas educativos, acciones en favor de la inclusión, cuestiones de orden social entre otros, claro está, aplicadas de acuerdo al contexto propio del país. Para el caso colombiano, varios de estos factores están presentes en el modelo educativo, de manera que Políticas como el programa TEC se crean para atender en parte dichas situaciones. En este sentido, el programa TEC, puede ser una valiosa estrategia de la organización escolar, aportando elementos significativos en la formación de los estudiantes, señalan los estudios de Cárdenas (2015), asimismo, el programa propende por el uso adecuado del tiempo libre y el cuidado de niños y jóvenes de condiciones de un entorno desfavorable. A pesar que el programa TEC muestra avances significativos en ámbitos académicos, culturales, deportivos y se caracteriza por su despliegue de creatividad, con el manejo de dos jornadas extendidas utilizando los mismos escenarios, la coordinación interinstitucional y la optimización de la infraestructura, se mantienen dificultades, principalmente por la escasa inversión en escenarios propios, el desarrollo de las prácticas en parques distritales, donde el pandillismo, el micro tráfico y el hampa tienen fuerte presencia, además de ofrecer una alimentación desprovista de componentes nutricionales que suplan las necesidades de los estudiantes, así como su consumo en lugares que no brindan las condiciones adecuadas. En cuanto a la dotación, se presenta en varias ocasiones como insuficiente o no acorde al número de niños para los Centros de Interés, también, indicadores como el transporte, con una logística por desarrollar, con buses que apenas cumplen los mínimos exigidos para el traslado de estudiantes. Con todas estas dificultades posibilitar un desarrollo integral o calidad educativa es bastante complejo. En relación con el currículum, se hace necesario caracterizarlo, presentando los enfoques y principales tendencias que dieron paso a la proyección de programas como el TEC. En ese sentido, se traza una retrospectiva que va desde el surgimiento del currículo hasta las concepciones actuales, además de generar un marco de reflexión frente a los elementos que han venido dando paso a dichas tendencias y teorías que las sustentan. A su vez, Lombana (1985) señala, que la base fundamental de la evaluación de programas de orden educativo, depende de la selección adecuada del modelo a implementar, puesto que los diversos modelos que han venido aplicándose en las investigaciones de este tipo, han nacido en contextos no educativos, generando ambigüedades en su aplicabilidad. Este autor, destaca que es difícil aplicar con garantía y eficacia unos modelos creados para las industrias y empresas que hablan de materias presupuestarias, inversiones, clientes y beneficios. No obstante, para el ámbito específico de la educación existen diversos modelos comprensivos que pueden ser utilizados en la evaluación de programas. En este sentido, se presentan una serie de modelos de evaluación de programas educativos, compilados por Garrido & Monesillo (2002). Acentuando el modelo de Kemmis (1997), el cual concibe la evaluación como: “el proceso de recoger información y argumentos que capacitan a los individuos interesados para participar en el debate crítico sobre un programa específico” (p. 18). Este autor, plantea que a las evaluaciones formales es primordial anexarles los valores humanos, puesto que las listas de chequeo o la revisión de criterios, distan de caracterizar los rasgos socio-humanistas que se promueven en los procesos pedagógicos, los cuales enriquecen las herramientas educativas y el marco de respeto por la autosuficiencia. El presente trabajo asume la propuesta de Kemmis (1997) de los “Siete Principios para Evaluar un Programa de Desarrollo Curricular”, estableciendo relación y puntualizando desde cada uno de estos principios sobre ejes interrogativos a través de la formulación de preguntas tales como el ¿qué?, el ¿cómo?, el ¿quién-quienes? y el ¿para qué? con respecto al desarrollo curricular en programas educativos. Es importante aclarar que para el desarrollo de este trabajo se asumieron exclusivamente los tres primeros principios, los cuales sirvieron de referentes para la indagación temática dada en cada una de las preguntas contenidas de los instrumentos metodológicos utilizados en la investigación, como fueron los cuestionarios. Por otra parte, se hace necesario caracterizar diversos enfoques y tendencias en evaluación, dicho trabajo procura contextualizar el modelo implementado por TEC y contrastarlo con la praxis pedagógica. De manera que se exponen diferentes enfoques que van desde la teoría de Tyler (1950) hasta tendencias modernas, donde la evaluación es una práctica fundamental para la formación constante del evaluado.es_ES
dc.formatpdfes_ES
dc.language.isospaes_ES
dc.publisherUniversidad Pedagógica Nacionales_ES
dc.subjectMAESTRÍA EN EDUCACIÓN - TESIS Y DISERTACIONES ACADÉMICASes_ES
dc.titleEvaluación del programa tiempo escolar complementario en la educación básica secundaria : perspectiva crítica. Estudio de casoes_ES
dc.typeTesises_ES
dc.publisher.programMAESTRIA EN EDUCACIÓNes_ES
dc.subject.keywordPOLÍTICAS EDUCATIVASes_ES
dc.subject.keywordJORNADA ESCOLARes_ES
dc.subject.keywordCURRICULUMes_ES
dc.subject.keywordEVALUACIÓN DE PROGRAMASes_ES
dc.rights.accessAcceso Abiertoes_ES


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record